Serums y Cremas: las texturas cosméticas más aclamadas

Serums y Cremas: las texturas cosméticas más aclamadas

Hoy en día, hablar de serums y cremas es más que algo habitual y sabemos con certeza que ambos son grandes aliados cosméticos para el cuidado de la piel.
Pero, aun así, todavía nos asaltan dudas sobre cuales elegir, cuándo utilizarlos, con qué otros cosméticos combinarlos…

En este post, te explicamos la diferencia entre los serum y las cremas, además de cómo deben ser aplicados para beneficiarnos de todo su potencial:

Bienvenida al ABC de los serums y cremas CASMARA

Comencemos recorriendo la historia más reciente, el siglo pasado…

A mediados de la década de los 60, se empezaba a saber que no todas las cremas de noche podían ser crema de día, y viceversa…

A lo largo de los 70 comenzamos a hablar de otro tipo de texturas: las emulsiones, que a su vez podían ser más untuosas (agua en aceite) o más fluidas (aceite en agua) …

A principio de los 80 llegaron los serum, y con ellos la revolución del cuidado premium y concentrado para las pieles más exigentes…

Y en los 90, el Cremigel, para aportar tactos más sedosos y texturas más evanescentes y sutiles.

Como resultado, después de estos últimos casi 60 años, todas estas texturas se han quedado entre nosotros y conviven entre sí, dando lugar a una oferta cosmética tan amplia y versátil que en ocasiones nos asaltan las dudas de qué productos incluir en nuestra rutina de belleza.

Justamente para despejar esas incógnitas, te acerco todo el conocimiento del laboratorio CASMARA en forma de guía esencial sobre las dos texturas cosméticas más consumidas en nuestra década.

El serum suele tener una concentración alta de activos en su fórmula y una textura fluida, la cual ayuda a su rápida absorción y profunda penetración. El objetivo de usarlo es ofrecer un tratamiento potente, intensivo y muy premium. Además, el efecto del serum suele ser más rápido que el de una crema de uso habitual, con lo que al poco tiempo de comenzar su aplicación se notan grandes beneficios en la piel.

Los serum más consumidos son los de acción anti-aging, reafirmantes con efecto lifting (FIRMING FRESH SERUM / FIRMING PLUS SERUM), reparador de noche NIGTH CURE), reafirmante y antiedad (POWER LIFT 4D), entre otros.

Las cremas en cambio (ya sean hidratantes o nutritivas) son esenciales para tener la piel en un buen estado y lo más protegida posible frente a todos los daños externos. Es decir, imprescindibles para poder tener una piel hidratada, sana y equilibrada. Su uso es insustituible tanto en el día como en la noche, y su textura suele ser más densa que la del serum, lo cual explica que su absorción en la piel sea más lenta y superficial. (Consulta nuestro post ¿QUÉ CREMAS CASMARA USAR SEGÚN TU EDAD? para conocer en detalle cada propuesta hidratante o nutritiva a tu alcance).

La principal función de la crema es hidratar y nutrir la piel aportándole activos específicos, mientras que el objetivo del serum es potenciar los efectos de la crema.

¿Qué es mejor, entonces, la crema o el serum? ¡Ambos, sin ningún género de dudas! Son muy diferentes, aunque a veces contengan activos similares y traten problemas en común, de modo que, utilizados en conjunto, son el cocktail perfecto de cuidado que la piel necesita.

En unas pocas gotas de suero están concentrados una gran cantidad de activos. Las cremas no contienen tan alta concentración ni su acción es tan instantánea, pero en cambio cumplen otras características propias de su formulación cosmética, como la hidratación de la piel a lo largo del día, el efecto barrera, la confortabilidad de su uso o la protección solar.

Los grandes expertos en el cuidado de la piel coinciden en recomendar que los serums no deben usarse solos, ya que no ejercen de barrera frente a las agresiones medioambientales como hacen las cremas, de modo que son un cosmético complementario, un refuerzo o un tratamiento de choque que requiere el uso posterior de una crema de día o de noche.

En el camino de convertirte en una CASMARA Expert Beauty, la siguiente tabla te muestra las características principales de serums y cremas, para que jamás vuelvas a dudar de la función de cada uno de ellos:

 

 

Y, por último, aunque no por ello menos importante, sigue el orden de aplicación adecuado:

1. Limpieza y desmaquillado de la piel. Utiliza uno de los LIMPIADORES MULTIFUNCION 3IN1 de CASMARA (con un solo producto y en un solo gesto, limpias, desmaquillas y tonificas).

2. Serum. Justo después de la preparación y limpieza de la piel. Extiéndelo bien por todo tu rostro y cuello, haciendo un pequeño masaje superficial con maniobras suaves y dando toquecitos con la yema de los dedos.

3. Crema. Aplicada mediante un masaje relajante, con movimientos circulares, de abajo hacia arriba y de dentro hacia afuera, y así obtendrás todos los beneficios y cuidados necesarios diarios para tu piel.

El laboratorio CASMARA pone a tu disposición distintas colecciones para tratar la piel en cualquier etapa. Recuerda que no hay una edad mínima ni es necesario esperar a que aparezcan las primeras arrugas para usar un serum junto con tu crema habitual, y que solo usándolos a diario en el orden indicado conseguirás auténticos resultados a medio y largo plazo.

Ya sabes, cuando cuidas bien de tu propia piel, todo lo demás encaja en su lugar.